sábado, 17 de octubre de 2009

EL NIÑO Y EL NIDO DE MANCHITAS BORGOÑA





En las ruinas de la desolada casa, al fondo en el patio, el niño dibujaba con cómplices creyones de cera un nido de pájaros en las ramas de un arbusto de bicolores hojas.El nidal estaba salpicado de unas manchitas borgoña y restos de azulejas plumas que lo conmovían al tuétano.El pequeño pintor recordaba un grupo de exóticos pajaritos tejedores de la India que le sinfoneaban alegrías todas las mañanas.Con un diminuto pliegue en el entrecejo pintado por la curiosidad, el concentrado chico miraba de cerca su boceto y luego se alejaba unos pasitos atrás para regalarse una panorámica vista de su obra.Entonces afincaba más el creyón verde, y luego el amarillo...De pronto sucedió lo que esperaba....los colores se avivaron disparando una proyección que desde el papel y hacia el frente de su mirada creaban una tridimensional imágen del nido circundada por vapores de color ,que envolvían al pequeño en una juguetona atmósfera.Podía acariciar de nuevo las plumas azules de tan extrañas avecillas que de nuevo melodiosas picoteaban arrulladores cantos.Ese era un ritual que de cuando en cuando ,el niño inventaba en las ruinas del abandonado patio de la que una vez fué su casa, para tratar de adormecer por siempre la entristecedora idea que hacía más de un siglo había dejado esta vida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA LUZ...

LA LUZ...
ENTRA SÓLO EN LAS MENTES QUE HAN HECHO UN CAMINO PARA RECIBIRLA.

EN EL REINO DE LA MENTE

EN EL REINO DE LA MENTE
LA IMAGINACIÓN ES LA PRECURSORA DE LA RAZÓN.

...EL AMOR SERÁ LA RECOMPENSA DE LOS CUERPOS!