lunes, 26 de octubre de 2009

EL DIA QUE EL ÉBANO DESPERTÓ



La lluvia era liquida luz amarilla que bañando el bosque explotaba cabreada contra el vigor de los impávidos arboles.Chispas de pólvora encendida eludiéndose veloz entre la espesa arboleda iluminaban intermitente el verdor de temblorosas hojas ,que aferradas a las intrincadas ramas, atestiguaban el apocalíptico diluvio.El plateado de un atinado rayo agrietó el corazón de un ébano que,empapado de noches lloronas, esperó paciente la medianoche,cuando el cielo se aquietó,y el vino derramado por plomizos nubarrones había calmado la sed de toda la hierba mala del bosque.Entonces un hombre atrapado por siglos en medio del macizo ébano despegó los párpados que el olvido le había cerrado en silencio y mirando el sueño de los otros arboles despegó secretamente todo el cuerpo enterrado en el amparo de aquel ébano.Sacudiendo los hombros y emulando sigiloso el caminar de una pantera negra se desplazó misterioso mientras todos los verdes dormían.Alejándose del fresco olor de la madera madre,el hombre aceleró el paso más y más y corrió diligente, presuroso,veloz,tropezando ninfas asustadas vestidas de amarillo limón,arrancando declaraciones de amores imposibles enterradas en la húmeda tierra,vislumbrando flechas de plomo que sangraban indiferencia, pisando relojes olvidados casi por una centuria.Pero al llegar al borde del mundo y mirar el océano ,su corazón cansado de correr se admiró al atrapar con la mirada una perla negra que el mar había expulsado de sus aguas.La tomó en la bondad de sus manos y todos los relojes del mundo suspendieron su marcha,y los bosques crecieron serpenteados de amorosos espiritus y las noches explotaron azuladas auroras boreales...la perla negra y el ébano luego de buscarse en el sueño de los hombres noche y dia,se habían encontrado por fin!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LA LUZ...

LA LUZ...
ENTRA SÓLO EN LAS MENTES QUE HAN HECHO UN CAMINO PARA RECIBIRLA.

EN EL REINO DE LA MENTE

EN EL REINO DE LA MENTE
LA IMAGINACIÓN ES LA PRECURSORA DE LA RAZÓN.

...EL AMOR SERÁ LA RECOMPENSA DE LOS CUERPOS!